13/6/12

El regreso de Víctor Erice


Ninguna noticia de cine puede alegrarle más a uno y pocas pueden alegrarle tanto como saber de Erice, de vuelta tras la cámara y con una película entre manos.


Esta vez por obra y gracia de la fundación Cidade de Guimarães y dentro de su programa como Capital Europea de la Cultura 2012. La película de Erice formará parte de un largometraje que incluye piezas de Manoel de Oliveira, Aki Kaurismäki y Pedro Costa. En el proyecto de la fundación Cidade de Guimarães, la obra cinematográfica se plantea en torno a dos interrogantes: quién soy yo a través de mi memoria y cómo puedo compartir mi memoria con los otros. Dar forma a la memoria con el cine y aun el cine como forma de la memoria devienen tentativas a explorar por los cineastas. Gracias a la revista Caimán, cuadernos de cine sabemos de las coordenadas de la película de Víctor Erice.


Se titula Vidros partidos, como se conoce la Fábrica de Fiação e Tecidos do Río Vizela al norte de Oporto. Cuenta el cineasta que, tras ser invitado por la fundación a participar en el largometraje y antes de presentar el proyecto, llevó a cabo una especie de trabajo de campo, una búsqueda de localizaciones en el entorno de Guimarães. Fue así como descubrí esta fábrica que durante un siglo fue el buque insignia de la industria textil portuguesa y el motor económico de la región. A medio camino entre Guimarães y Oporto, la fábrica -en cuyas ruinas la banda de rock portuguesa Blind Zero grabó hace un par de años el videoclip de Snow girl- llegó a emplear a más de 3.000  trabajadores, y en la sala que hacía las veces de refectorio -y hoy se utiliza como comedor social- aún se puede ver una gran fotografía en blanco y negro con todos los operarios sentados a la hora de comer y mirando a la cámara de un fotógrafo desconocido, que registró aquella imagen, con toda probabilidad, en los años veinte del siglo pasado. Fue esa foto la que me impresionó. La fábrica, en su estado de abandono, era muy expresiva, casi espectacular. He comparado su ruina con la del Titanic hundido. Pero fue la foto, la foto... Cosa nada extraña, porque casi siempre, en la elaboración de mis películas, he partido de una imagen. Erice necesita la llamada de una imagen ante la que se le caigan los ojos, por emplear una expresión tan querida de Serge Daney. Una imagen que le hizo ver que la película debería basarse en los testimonios de los trabajadores, en su memoria. Porque en esa foto me impresionaron, como es natural, las personas, sus miradas a cámara... También otro detalle esencial: la intuición de que todas esas personas ya estaban muertas. Erice conversó con hombres y mujeres que trabajaron en la fábrica prácticamente toda su vida laboral, pero nadie fue capaz de reconocer uno solo de los cientos de rostros que aparecen en la fotografía. Vidros partidos trata de la memoria de los vivos que llueve sobre la imagen de los muertos que los precedieron, por eso el cineasta no se limitó a entrevistar a los personajes que encarnan la memoria, sino que trató de dar forma con ellos a esa memoria, para que se transfigure en carne de cine: Más que una película 'sobre ellos', he querido realizar una película 'junto a ellos'. A finales del pasado noviembre, Víctor Erice le presentó a la fundación Cidade de Guimarães un texto sobre la película que quería hacer; en el último párrafo sintetiza la idea rectora: Memoria de un tiempo y de un país, quizás, pero, sobre todo, de una clase de proletariado industrial en trance de desaparición no sólo en Portugal sino en tantos y tantos países del continente europeo. Una vez más Erice vuelve a tejer con hilos de tiempo una experiencia del cine que destila documento y memoria a través de una mirada con visos de elegía.

Erice , en la estación de tren de El espíritu de la comena.
Un fotograma de la película Un lugar en el cine (2008) 
de Alberto Morais, 

Vidros partidos durará media hora y se rodó durante una semana. Lleva como subtítulo Testes [ Pruebas] para um filme em Portugal. Cabe la posibilidad de que, con el material rodado, Erice pueda componer una versión más larga de la película más adelante, una vez cumplido el compromiso con la entidad promotora del proyecto. Pero ahora celebramos -celebremos- el regreso de uno de los cineastas predilectos de la escuela de los domingos.

1 comentario:

  1. Buenas noticias que deben ser celebradas.
    Estaremos atentos.

    ResponderEliminar